10 Recomendaciones para Innovar en tu Modelo de Negocios

Actualizado: 19 de nov de 2019

Así como propuso Charles Darwin en su teoría evolutiva, no es la especie más fuerte la que sobrevive, ni la más inteligente, sino que la que se adapta al cambio. Lo mismo sucede en el entorno empresarial: las organizaciones que sobreviven no son necesariamente las más grandes, sino que las más flexibles. Es imprescindible que sus líderes no descansen en modelos probados y tomen en serio el desafío la innovación.

Un modelo de negocio sólido es la base del éxito empresarial. Pero con demasiada frecuencia resulta difícil adaptarnos, aferrándonos a modelos desactualizados que ya no brindan los resultados que necesitamos. A continuación presentamos “10 recomendaciones para innovar en tu modelo de negocios”, propuestos por los cerebros detrás del libro “The Business Model Navigator”: Oliver Gassmann, Karolin Frankenberger y Michaela Csik.

1. Consigue el apoyo de la alta gerencia: la innovación del modelo de negocio no es un paseo por el parque.

Es importante aumentar la conciencia de los beneficios que nuevos modelos de negocio pueden tener para una empresa. Para esto es útil mirar casos de mejores prácticas dentro y fuera de tu industria, ejemplos concretos. Además es clave ser persistente, ya que es poco probable que los altos mandos o tomadores de decisiones comprendan y establezcan de la noche a la mañana la importancia innovar modelos de negocios.


2. Establece un equipo diverso: Los M.N NO deberían desarrollarse en silos.

“El concepto de silos en las empresas se entiende, como la incapacidad para trabajar eficientemente entre las áreas.”

Se trata de un tema interdisciplinario, intenta integrar a empleados con diferentes antecedentes y de diferentes departamentos. También asegúrate de que todos estén en la misma página respecto al significado de “modelo de negocio”, esto define el Qué, Quién, Cómo y Por qué del negocio de una empresa.



3. Prepárate para el cambio y ábrete a aprender de los demás. Ten en cuenta que el futuro ya está aquí, solo está distribuido de manera desigual.

Un poco de paranoia no hace daño. Es conveniente, si es que no necesario, cuestionar constantemente los pilares del éxito de hoy. Monitorea y analiza constantemente los cambios dentro del ecosistema de su empresa. ¿Hay alguna señal de que su modelo de negocio actual pueda cuestionarse en el futuro?



4. Desafía la lógica dominante de tu empresa y de tu industria

Aplica el principio de similitud y/o confrontación, es decir, comienza buscando patrones cercanos de industrias relacionadas y luego confronta tu modelo de negocio con patrones más distantes que se puedan adaptar a tu propio modelo. En un principio parece imposible aprender algo de personas ajenas a la industria, ya que aquellos con gran experiencia tienen dificultades para superar la lógica dominante, pero es importante al menos hacer el ejercicio.



5. Crea una cultura de apertura: “no debe haber vacas sagradas en la habitación”.

Evita los juicios negativos en etapas tempranas, es demasiado fácil descartar cualquier idea de nuevos modelos de negocios. Debes tener en cuenta que la innovación es un proceso que inevitablemente conlleva algunas fallas y riesgos, por eso debes brindar a tus empleados la libertad necesaria para presentar nuevas ideas, pero también permitirles fracasar.





6. Utiliza un enfoque iterativo con muchos bucles. Verificar supuestos.

Decide con cuidado cuándo cambiar entre un pensamiento divergente y convergente; manejar el equilibrio entre creatividad y disciplina requiere algo de experiencia. Tampoco esperes tener la idea más brillante desde un comienza, así como se explica en el punto anterior, la innovación requiere mucho trabajo, iteraciones y tiempo, como cualquier otro proceso.



7. No “sobre calcules” los casos de negocios, suelen estar ampliamente equivocados en etapas tempranas.

Ningún plan de negocios sobrevive al primer contacto con el cliente y esto es aún más cierto en casos de modelos de negocios difusos. Piensa en diferentes escenarios, para así estar preparado ante próximos cambios. Luego, define los umbrales que tu modelo de negocio debe alcanzar para tener éxito.




8. Limita los riesgos mediante la creación de prototipos.

Trata de materializar ideas en un prototipo e involúcrate en su rápida creación, para así obtener también un rápido feedback. Los prototipos pueden ser una presentación detallada, comentarios de los clientes, un proyecto piloto con una entrada de mercado "inicial", etc. Posteriormente utiliza todos los conocimientos adquiridos y vuelve a adaptar tu modelo de negocio. Cuanto más rápido y temprano falles en el proceso, mejor.


9. Dale al nuevo modelo de negocio el contexto necesario para crecer con éxito.

Encárgate de asegurar un entorno protegido para el desarrollo de dicho plan, dale libertad al equipo a cargo y establece objetivos claros más adelante y ten en cuenta que es mejor pedir beneficios a largo plazo, en lugar de resultados a corto plazo. Por último, asegúrate de que este proceso sea continuo: un nuevo modelo de negocio no está tallado en piedra y debe ser desafiado regularmente.


10. Gestiona activamente el proceso de cambio.

Ante los cambios, sé un modelo a seguir para tus empleados y establece incentivos para mejorar su motivación. Promueve la comprensión con desarrollar las habilidades que faltan dentro de la organización y asegurar una mentalidad positiva en lo que se refiere a la evolución de un modelo de negocios dentro de la empresa y asegura que el proceso de cambio que sea justo y transparente. Es fundamental que exista un compromiso.


+ INFORMACIÓN




223 vistas

© 2019